Para cualquier tipo de empresa, sea del tamaño que sea, implementar un sistema de calidad que garantice la eficacia de todos sus productos o servicios es clave para obtener un beneficio económico posterior. Y, con esto, la tan ansiada rentabilidad económica. 

Si no somos capaces de ofrecer servicios o productos de calidad, resultará complicado que las personas interesadas en nuestro negocio se decidan a dar el paso de apostar por nosotros. Es por esto, la importancia de realizar procesos de control de calidad que garanticen un buen artículo o prestación de servicios

Como ya hemos avanzado, no importa el tamaño de tu negocio o a lo que dediques tu actividad económica. En nuestro caso, como especialistas y profesionales de montajes, y premontajes relacionados con la fabricación de circuitos electrónicos hasta proyectos llave en mano. Incorporamos diferentes sistemas de control de calidad (a elección del cliente) para verificar que todos los componentes electrónicos no conlleven ningún fallo y se ajusten exactamente a sus necesidades. 

Puesto que, cualquier pequeño o minúsculo error en el diseño o en la fabricación de un circuito impreso puede hacer que este no funcione debidamente y, por ende, no se sienta satisfecho con el resultado final. 

En concreto y en nuestro trabajo es importante realizar controles de calidad para: 

procesos-control-de-calidad

Detectar componentes defectuosos

Pueden existir innumerables causas por las que uno de nuestros circuitos electrónicos no funcione como debería. Y es nuestro trabajo asegurarnos de que todo marcha debidamente. 

Mediante diferentes procesos de control de calidad somos capaces de detectar y corregir cualquier componente que muestre alguna anomalía o deficiencia en su funcionamiento cuando lo conectamos al resto de los elementos análogos. Lo que nos permite garantizar una alta competencia de nuestros productos. 

Son piezas que, cuando sufren un mínimo e invisible error dejan de funcionar; afectando a su calidad y productividad general.  

Alguna de sus principales causas son: 

  • Componentes que presenten algún defecto en su funcionamiento desde el momento que los recibimos. 
  • Causar algún daño en su almacenamiento. 
  • Su posterior manipulación, causando pequeñas roturas o particiones. 

En este caso, contamos con el sistema ICT para el control de calidad, que verifica uno a uno todos los componentes y conexiones que forman parte de las placas de circuito impreso. En concreto, se trata de una prueba de alta precisión que revela todos los posibles fallos existentes. 

procesos-control-de-calidad

Evitar errores de fabricación 

De igual modo podemos detectar errores en los componentes de manera individual cuando procedemos a manipularlos o, posteriormente, en la revisión final antes de la entrega final a nuestro cliente. También, mediante el sistema de control de calidad adecuado es posible detectar un fallo en el diseño. De esta forma,  no perdemos el tiempo en circuitos que no tienen garantía de éxito desde su inicio. 

En esta parte del proceso de fabricación, en Taia utilizamos el sistema de inspección óptica automática para detectar todos los posibles defectos que pueden surgir durante esta etapa del proyecto. 

Ofrecer un producto de gran calidad

Con todo, si se detectan los fallos desde un inicio gracias a los procesos de control de calidad, aumenta la posibilidades de éxito

Descubre más sobre nuestros servicios y sistemas que poner a examen todos los circuitos que realizamos para nuestros clientes y realizar un exhaustivo análisis de sus componentes, antes, durante o después de su producción. Reduce tiempos de espera para tu empresa y apuesta por la mejor calidad para tu propio proyecto personal. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin