Saber qué se entiende como un circuito impreso PCB y para qué sirve es básico para entender el funcionamiento de muchos de los aparatos electrónicos que manejamos cada día. Una lavadora, un teléfono móvil o una nevera contienen en sus engranajes una de estos elementos. Los circuitos impresos PCB que encontramos en el interior de los mismos son los que consiguen que todo funcione como es debido. Pero muchos usuarios desconocen incluso su existencia. Por ello, vamos a explicar realmente de qué se trata y cómo funciona. 

¿Qué es una tarjeta de circuito impreso PCB?

Si se abre un aparato electrónico, en su interior veremos que hay una especie de tarjeta o placa, generalmente de color verde. Esta es la tarjeta de circuito impreso PCB por sus siglas en inglés Printed Circuit Board.

Se trataría, por tanto, de un circuito cuyos componentes y conductores se encontrarían  en una estructura de tipo mecánico construida con material laminado aislante contenido entre capas de material conductivo. Estas últimas se superponen y se unen hasta que la tarjeta se completa.

Finalmente, cuando todas las capas se han grabado y laminado, se le añaden otras externas de la tarjeta del circuito impreso, proceso que puede ser manual, mecánico o con una combinación de ambos sistemas. Todo se remata con una máscara de soldadura y una pantalla de impresión de la leyenda.

circuito-impreso-pcb

La historia de las tarjetas PCB

Los orígenes de las tarjetas de circuitos impresos se remontan al año 1850, cuando se usaban planchas de madera, por sus propiedades aislantes, para conectar pedazos de metal y alambre. Eran configuraciones muy básicas y con muy pocas aplicaciones, que podríamos considerar casi experimentos. 

Hace aproximadamente un siglo, el estadounidense Charles Ducas patentó su método para realizar trazos eléctricos sobre superficies aislantes pintándolas con tinta conductora. Y este es el auténtico germen de lo que hoy conocemos como PCB.

Más adelante, ya en 1934, el británico Paul Eisler patentó un método de grabado sobre superficie de vidrio utilizando como elemento conductor el cobre. En el 1950, este método alcanzó la máxima popularidad ya que formó parte de los populares transistores, consiguiendo reducir el tamaño de las antiguas radios de tubos y permitiendo que los transistores pudieran llevarse a todas partes.

Ya en el año 1961 la firma Hazeltyne patenta el primer sistema de tecnología de huecos y multicapas, dando origen a una nueva generación de PCBs. En los años 70, aparecen los circuitos integrados que se incorporan a estas tarjetas que comienzan a tomar la forma de lo que conocemos hoy en día.

Las PCB modernas

En los últimos tiempos, la tecnología avanza más veloz que nunca. Se requieren aparatos electrónicos cada vez más pequeños y más potentes. Lo vemos con los teléfonos móviles o los ordenadores, que tienen poco o nada que ver con lo que manejábamos hace veinte años, en aquel año 2000 que nos parecía tan moderno y tan de ciencia ficción.

Por eso, las actuales tarjetas PCB tienen que cumplir con una serie de requisitos cada vez más exigentes aportando soluciones para los nuevos problemas que surgen debido a esas nuevas necesidades. Por ejemplo, ahora es necesario que estas placas cuenten con un diseño térmico capaz de disminuir la temperatura que pueden generar los componentes electrónicos y que pueden rebajar sustancialmente la vida útil de cualquier aparato. 

circuito-impreso-pcb

También es imprescindible que cada vez generen menos ruido. Todos queremos tener en nuestra habitación aparatos electrónicos silenciosos o manejar un aspirador potente que no nos deje sordos al ponerlo en funcionamiento. 

Pero, además, se necesita que el tiempo de fabricación de este tipo de circuitos sea cada vez menor, porque las exigencias de la industria son mayores y necesitan un mayor número de unidades en menos plazo y, por supuesto, con la máxima calidad. La PCB ha logrado esto gracias a que puede montarse de forma totalmente automatizada.

Para todo esto, es fundamental contar con un diseño perfecto que ofrezca soluciones eficaces a todos estos requerimientos. Un diseño que sea, además, más pequeño y complejo ya que los aparatos electrónicos que hoy manejamos son mucho más sofisticados. Y esa, precisamente, es nuestra misión. Crear circuitos PCB avanzados, que sean capaces de cumplir todas estas funciones y que faciliten el avance de la tecnología.

Ahora que ya sabes un poco más sobre qué se entiende como un circuito impreso PCB y para qué sirve, entenderás la importancia que tiene contar con una empresa con experiencia para idear y fabricar este tipo de placas para los aparatos electrónicos que se quieren crear.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin