circuito-electronico

La urgencia de la pandemia ha mantenido en vilo a la sociedad mundial, sobre todo, durante los primeros meses donde nadie sabía cómo actuar mientras se aplicaban medidas de contingencia. 

Se podría decir que el Coronavirus ha puesto en jaque a todos los gobiernos, quienes no contaban con los recursos sanitarios necesarios para poder hacerle frente, especialmente respiradores o equipos de desinfección profesionales. 

Por lo que muchas empresas que se dedicaban originariamente a la fabricación de otro tipo de bienes, como por ejemplo empresas de fabricación de vehículos, comenzaban a fabricar respiradores aprovechando así las cadenas de montaje para poder elaborar tantos aparatos como fuera posible realizar cada día.

Pero para que esto fuera posible, tenían que contar con los correspondientes circuitos electrónicos para poder integrar en estos aparatos, ya que necesitan de circuitos muy sofisticados que puedan dar respuesta a las necesidades de los médicos y pacientes.

En el caso de los equipos de desinfección, se deben de cumplir criterios tan importantes como la cantidad de producto que se añade de forma automática al agua para desinfectar o, en el caso de fumigadores, asegurarse de que se usa la cantidad precisa y que todo queda perfectamente desinfectado. 

circuito-electronico-sanitario

Circuitos perfectos para salvar vidas

Esto es especialmente notable en el caso de los equipos médicos, como los respiradores o desfibriladores. Los circuitos de estos aparatos tienen que permitir un manejo muy profesional de los mismos, calibrando para cada caso la cantidad de aire que se impulsa al interior de los pulmones, la intensidad con la que este entra y la frecuencia con la que se inyecta. 

Todo esto tiene que poder programarse para que se adapte al criterio médico tras haber estudiado el caso de cada paciente en concreto. Por tanto, son aparatos que precisan de un altísimo nivel de personalización y, consecuentemente, de complejos circuitos electrónicos que garanticen su funcionalidad.

A la vez, tienen que ser eficaces y muy resistentes. La prisa no se puede traducir en errores que podrían cobrarse vidas humanas. Y por eso se han tenido que crear en tiempo récord circuitos perfectos, que no pueden fallar y que tienen que durar tanto como sea posible.

Cumpliéndose ya un año de la aparición de este virus y superando una segunda ola, es evidente que todavía queda mucho por hacer respecto este tema. Y a pesar de que estamos mejor preparados, continua la necesidad de contar con un equipo sanitario competente para hacer frente a esta enfermedad. 

Los respiradores y demás herramientas mantienen su importancia y protagonismo, por lo que es necesario que su fabricación garantice la seguridad de quienes los vayan a poner en uso. Por esto, los circuitos electrónicos cobran un papel muy importante para conseguir esta seguridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin